Make your own free website on Tripod.com

fabiancasas

Home | Biografía | Obras | Ensayos | Fotos | Sparring | El pez casas | Links | Contactame

Plaza Sésamo y la Progresía Federal

Ahora dicen que un tal Fabián Casas va a presentar un libro no con sus poemas ni sus críticas que alguna vez publicara en el Diario de Poesía, sino con lo que alguna vez escribió en la revista El Guardián, propiedad de Raúl Moneta (Barcelona, de Hugo Sigman, tiene un link en Lunes Felices, donde se puede leer completamente la nota; lo recomiendo para entender mejor lo que viene).

Unos días antes de que saliera este recuadro, alguien de Barcelona me avisó "que iba a salir algo con muy mala leche". En esa revista trabaja Daniel Riera, un periodista que admiro y quiero por múltiples razones que exceden estas breves líneas y al cual llamé en su momento para contarle lo que me habían dicho. Me dijo que no me preocupara (lo que me preocupaba era que alguien que respeto tuviera mala leche conmigo) y que era un chiste más de la revista.

Lo que salió en la revista finalmente me puso, como mínimo, de mal humor. A mi juicio, el breve recuadro tenía algunos errores notables: primero, no era gracioso (de última, una tapa de El Guardián verdugueándome por mis poemas hubiese estado buena), ya que la única intención de la nota era mostrarles a algunos hipotéticos lectores (supongo que diez o quince personas que alguna vez hayan leído algo mío) que yo trabajé para Mefistófeles.

En la correspondencia que sostuve con Riera a posteriori (se consigue en Internet bajo el título "Fabián Casas vs. la Progresía Federal"), él me decía que sólo habían intentado hacer una broma sobre como, a veces, ?un buen tipo que respetamos tiene que trabajar en un lugar de mierda?.

Segundo: yo nunca escribí ninguna nota en El Guardián. Pero sí hoy soy el Jefe de Redacción de El Federal, propiedad, entre otros, de Raúl Moneta. Bueno, todo esto es maya. Lo que me parece importante es reflexionar sobre la condición de la gente que trabaja en los medios. Creo que todo este ruido (Lunes Felices, Barcelona) está sucediendo en una cabeza de alfiler mientras los poderosos toman decisiones que sí afectan nuestras vidas día a día.

Por eso, en algún momento en este blog se habló de la micropolítica. Lo voy a explicar con un ejemplo concreto para que no parezca algo abstracto. A los 30 años entré a trabajar en el diario Clarín. En uno de esos primeros días se me acercó, en la puerta del diario, un joven que me dio unos volantes gremiales sobre las malas condiciones de trabajo que imperaban en ese lugar. Esa persona que yo no conocía, se me dijo, no era una buena companía para alguien que empezaba en el gran diario argentino, ya que había tenido un conflicto con la empresa que terminó con su despido.

Años después, mientras trabajaba en El Gráfico de Carlos Avila, me encontré de nuevo con el joven de los panfletos: se llama Pablo Llonto y cambió mi vida para siempre. Los dos, en esta oportunidad, éramos Jefe de Edición. Llonto venía de ser despedido de La Razón, de los Spadone, porque había reclamado que pusieran un consultorio médico después de la muerte de un periodista que no pudo ser atendido rápidamente al sufrir un infarto.

Lo que Llonto me enseñó es que trabajamos en el infierno ?yo a veces pienso que la condición humana es un infierno-, pero que podemos hacer cosas concretas para que ese lugar se vuelva un poco más digno. También aprendí que los oprimidos y los opresores a veces están construidos con el mismo barro.

Los medios se construyen sólo para acumular poder. Es una guerra vacía cuyo único pathos es la imposición de la voluntad de unos pocos por sobre la de la mayoría. La matrix trabajando con millares de personas dormidas. Y lo más curioso es ver cómo estos esquemas de poder que instalan los grandes medios se repiten en lugares que, supuestamente, estarían en contra de ellos.

La mayoría de los contestarios de las revistas de poco tiraje y los blogs, rebeldes de Villa Gesell, no quieren cambiar las cosas, quieren estar en ese lugar. Estudiamos periodismo en lugares que crearon a los pasantes, conejitos mal pagos para ser explotados en las redacciones de los grandes diarios. Durante mi estadía en Olé ?un diario hecho en su gran mayoría por pasantes- me atormentó la forma en que se los explotaba por poca plata.

Yo formé parte de la máquina Olé y soy responsable de eso. Pero también traté de defenderlos con los medios que estaban a mi alcance. Cuando voy a escribir una nota contra alguien, la firmo con mi nombre y apellido. Cuando me obligaron a echar gente, renuncié a mi puesto de trabajo. Estoy seguro de que no hubiera hecho todas estas cosas si no hubiera conocido a Pablo Llonto, un hombre que acumula poder personal en el mejor sentido, por que es un Guerrero impecable. Cualidad que sin duda yo no tengo.

En el final de La ciudades invisibles, de Italo Calvino, Marco Polo le dice al Gran Kan: ?El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya está aquí, el que habitamos todos los días, el que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizajes continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno. Y hacer que dure y darle espacio?.

Big zoabra para todos.


the_hell.jpg