Make your own free website on Tripod.com

fabiancasas

Home | Biografía | Obras | Ensayos | Fotos | Sparring | El pez casas | Links | Contactame

¿Sabés dónde están tus hijos ahora?

Tengo amigos que empezaron a reproducirse. Y cuando sus hijos llegaron a esa edad en que ya se los puede dejar en el jardín, me llamó la atención que optaran por enviarlos a colegios pagos. Estos colegios -por lo general habitados por hijos de famosos- se venden como lugares donde tus niñines pueden iniciarse en la paideia platónica. Es decir, ya desde chicos saben quién es Samuel Beckett y tienen teorías muy firmes sobre por qué Godot no llega nunca. Además, son estimulados en la plástica -son protokuitcas- y la música y lo que sea. Lo principal es el estímulo. Todos sus compañeritos son de la misma clase social y, en el futuro, serán los creativos del mañana, cada uno en la disciplina que les toque. Estos colegios, dos por tres, producen nenitos que escriben libros tipo "Vengo del sol", cuya genialidad parece radicar en que "parecen escritos por grandes". Paradójico, Picasso quería pintar como un chico y estos chicos son hiperestimulados para pensar como grandes.

 

Otra de las cosas que me llamó la atención fue que varios de los padres de estos chicos -mis amigos- tuvieron una infancia de clase media tirando para abajo -es decir, muchos con la abuela durmiendo en la misma habitación-. ¿Por qué, entonces, ese afán de mandar a sus purretes a un lugar insonorizado y donde sólo van a poder encontrar su propio rostro a cada paso?

Después de los atentados de Londres, leí en un diario que un agente muy alto del FBI decía que la capital de Gran Bretaña era un lugar -por el cruce de razas- "como el bar de Star Wars", según sus textuales palabras, y por ende un foco infeccioso para reclutar terroristas. Este tipo, pensé, piensa igual que mis amigos a la hora de mandar sus chicos al colegio, ¿no?


uniforms.jpg